sábado, 20 de mayo de 2017

Los Gorgs del Torrent de la Cabana

A la excursión de hoy se han apuntado Francisco y Mireia, y ya puestos decidimos llevarnos también a Kyara, así que será una salida en familia.
Aparcamos en unas naves industriales poco antes de llegar al área de picnic de la Font del Querol. El camino de vuelta nos dejará justo aquí y además nos ahorramos los 10€ que cobra el Ayuntamiento de Campdevanol por aparcar en la Font del Querol.
Al otro lado de la carretera está el Camí Ral que nos lleva hasta la Font del Querol. A partir de aquí se puede subir por los dos lados del torrente, nosotros optamos por seguir el camino más evidente y señalizado que va por el margen izquierdo, todo el itinerario se encuentra muy bien señalizado.
Empezamos la excursión por el Camí Ral.
Iremos encontrando plafones explicativos.
Por la pista cimentada al principio.
¡Señalización no falta!
Tras dos kilómetros por pista, cimentada en su mayor parte, la abandonamos hacia la izquierda para bajar al primer gorg de los siete que iremos viendo. Este primer gorg lo vemos solo desde arriba y retornamos al sendero. Todo el recorrido seguirá la misma tónica, sendero que va subiendo relativamente suave, bajada al gorg y vuelta al sendero de nuevo.
Dejamos la pista cimentada.
El primer gorg, el Gorg de la Cabana.
Todos los accesos están señalizados.
El Gorg de la Tosca.
Dan ganas de tomar el sol en esta playa de roca.
Pero continuamos por el camino.
Vamos pasando de gorg en gorg, como si del juego de la oca se tratara... "de gorg en gorg y tiro por que me toca". Hay algunos grupos que van haciendo el mismo itinerario, bastantes van con perro al igual que nosotros, pero no está tan masificado como esperaba. Después del Gorg de la Bauma nos cambiamos de orilla un rato hasta poco antes del Gorg Petit del Colomer, donde volvemos a la orilla izquierda.
El Gorg de l'Olla.
El Gorg de la Bauma.
Es un camino muy relajante y el tiempo acompaña.
¿Cruzáis o no cruzáis?
Gorg del Forat.
Gorg Petit del Colomer.
Después del Gorg Petit del Colomer viene un tramo con algo más de pendiente pero enseguida llegamos a las inmediaciones del Mas del Colomer y el Gorg Gran del Colomer. Aquí hay un chiringuito donde venden bebidas frías, helados, bocadillos... Nos hacemos con unas cervezas y bajamos a almorzar al Gorg Gran del Colomer.
Almorzamos tranquilamente y Francisco y yo decidimos darnos un chapuzón... ¡madre mía!, ¡que fría que está!...  Enseguida notas como si te clavaran agujas por todo el cuerpo, apenas unas brazadas y nos ponemos al sol para recuperar la temperatura.
Aquí explican un poco de geología de la zona.
El Mas del Colomer.
Chiringuito justo antes del Gorg Gran del Colomer.
Gorg Gran del Colomer.
Dos valientes en remojo.
¡Que fría está!
La vuelta la hacemos por Can Gausac, cruzamos el torrente por el desagüe del gorg, y un sendero bastante empinado nos deja en un camino que baja suavemente hasta empalmar con el que sube por el margen derecho del torrente. Justo en el cruce, hacia la derecha, sale el sendero que sube hasta el Collet de Daguí, no esta señalizado pero no hay pérdida.
Último vistazo al Grog Gran del Colomer.
En marcha hacia el Collet de Daguí.
Descanso en el Collet de Daguí.
Con unas vistas magníficas a la Serra de Montgrony.
Can Gausacs.
Últimos kilómetros por pista en suave bajada.
Una vez dejamos el Torrent de la Cabana ya no nos encontramos con nadie. El camino permite disfrutar de las vistas sobre la Serra de Montgrony y de la tranquilidad que no habíamos tenido en el recorrido por los gorgs. Pasamos el Collet de Daguí, Can Gausacs y el camino nos lleva relajadamente, por la orilla del Torrent de Gausacs, justo hasta el punto donde habíamos aparcado el coche.
Distancia: 9,7 Km.
Desnivel acum.: +362 mts. -362 mts.

sábado, 13 de mayo de 2017

Vía Augusta. De Girona a Figueres.

Otra etapa más de la Vía Augusta. Esta vez vamos Francisco y yo en coche hasta Girona, aparcamos en la estación de tren y nos dirigimos a cruzar el centro de Girona... Es el primer fin de semana de Girona Temps de Flors y el centro es una vorágine de turistas de todas las nacionalidades, pensábamos que a esta hora aun no habría mucha gente pero no es así... son poco más de las nueve y media ¡y ya se han formado las primeras colas en los sitios más emblemáticos!.
Casas sobre el Río Onyar.
Girona Temps de Flors.
La Plaça de l'Oli.
Iglesia de Sant Martí Sacosta.
La Catedral con la escalinata engalanada.
Basílica de Sant Feliú.
Cruzamos el centro como buenamente podemos y enfilamos por el paseo que va por el margen derecho del Rio Ter. Hasta Sarriá de Ter es todo carril-bici pero, una vez cruzado el pueblo, hay un tramo en el que se ha de circular por la antigua N-II, por suerte el arcén es lo suficientemente ancho como para circular con seguridad. El tramo que viene a continuación discurre por la orilla del río Ter y resulta muy agradable de recorrer mientras disfrutamos de las vistas sobre el río y la tranquilidad del lugar.
Sant Feliú y detrás la Catedral desde el Pont del Pedret.
Camino a Sarriá de Ter.
El río Ter.
Can Sant Vicenç, bonita masía a la orilla del Ter.
Pla de Can Font.
Choperas camino a Cerviá de Ter.
Vamos siguiendo en todo momento las indicaciones del Camí de Sant Jaume, solo que esta vez a la inversa. En general está muy bien señalizado aunque en algunos cruces es posible despistarse al ir en sentido contrario, en cualquier caso llegamos a Cerviá de Ter muy relajados y casi sin ningún esfuerzo. me llama la atención el Monasterio de Santa María con su iglesia románica y el castillo dominando el pueblo... ¡habrá que volver de turismo a visitarlo!.
Poco más adelante de Cerviá de Ter, una vez pasado el núcleo de El Raset, nos encontramos con la única cuesta importante de hoy. Hay un cartel que advierte de una pendiente ¡del 30%! y creo que realmente lo es. Por suerte es muy corta pero perdemos la tracción y hay que terminar de subirla a pie.
Castell de Cerviá de Ter.
Portal del Carrer de l'Hospital.
Iglesia del Monasterio de Santa María.
La cabecera con sus tres ábsides
Can Garriga, paisaje típico del Alt Empordà.
El pueblecito de Orriols a la vista.
El resto del recorrido hasta Orriols es un sube y baja constante pero muy suave, el paisaje invita a pedalear sin agobios y disfrutar del mismo. En Orriols lo más relevante es su castillo, en realidad más que un castillo es una "casa forta" de planta rectangular y estilo renacentista (S. XVI-XVII)... ¡otro sitio para volver a visitar!
Castell d'Orriols (S. XVI-XVIII).
Entre campos y bosques.
El Mas d'Espolla, bastante abandonado.
Empezamos a bajar hacia Bàscara.
Tras un tramo en ligera subida empezamos el largo descenso hasta Bàscara donde paramos en unos jardines a descansar un buen rato y comer algo. La salida de Bàscara es por la N-II y hay que tener cuidado ya que el arcén no es muy generoso, en el puente que cruza sobre el río Fluvià se puede circular por la acera entre el quitamiedos y la barandilla pero el paso es muy estrecho. Enseguida abandonamos la N-II y continuamos por caminos suaves y en buen estado. Se suceden los pueblos, Pontós, Creixell, Borrassa y, justo antes de entrar a Figueres, Les Forques donde paramos a tomar un café.
Descanso a la sombra en Bàscara.
Otro pueblecito muy arreglado, Pontós.
Monumento a Dalí en Figueres... inevitable.
De vuelta a Girona en el tren de media distancia.
Ya en Figueres nos dirigimos directamente a la estación de tren y esta vez todo sale a la perfección... en apenas cinco minutos llega el tren, puntualmente, y los espacios para las bicicletas son como se supone que han de ser. Un corto trayecto hasta Girona y de vuelta a casa.
Distancia: 50,9 Km.
Desnivel acum.: +439 mts. -510 mts.